Hablamos de alguna constelación: El Can Mayor




Primero, cómo ubicarla en el cielo

Para ubicar esta constelación, es muy sencillo, ya que podemos ayudarnos de las llamadas “Tres Marías” o “cinturón de Orión”.



Si trazamos una línea imaginaria sobre ellas y la extendemos hacia la derecha (en el caso de los observadores del hemisferio Sur, siendo en el Norte, hacia la izquierda) llegaremos a las cercanías de una estrella muy brillante, tanto como la más brillante del cielo, es decir, Sirio. A partir de ello, podremos “armar” con imaginación un trapezoide y con mucha más imaginación, un perro…
 
Historias y leyendas... 


El “Can (perro) Mayor” está asociado a varios mitos, incluido el perro de Acteón (Cazador hijo de Aristeo, convertido en ciervo por Diana pero luego ser devorado por los perros, en castigo por haberla sorprendido mientras se bañaba… ¡Hay que andar con cuidado por los bosques!) También, se lo asocia al perro de Orión, a quién le “gustaba cazar rodeado de animales” según algunas historias. Pero la que se lleva la mayoría de las historias es Sirio... Sirius; Canícula; Dog Star; Aschere...



Sirio, deriva del griego “serios”, “abrazado por el Sol”, termino que parece venir de una palabra egipcia aún más antigua. También estaría asociado a Anubis, el dios egipcio con cabeza de perro que guiaba las almas de los muertos en el océano de la noche... Por aquella época, Sirio era muy importante en la vida diaria de Egipto, ya que las inundaciones anuales del río Nilo coincidía con la reaparición de Sirio en el horizonte. En el hemisferio norte, coincide la desaparición de Sirio con la época de verano, por lo que creían que la energía y calor de Sirio se sumaba a la de l Sol y por ello, los días se tornaban más calurosos... De allí la palabra “canícula” (“días del perro”) hoy casi en desuso.


Entre los polinesios, la historia cuenta que no fue siempre Sirio la estrella más brillante del cielo, ya que otra la superaba y habría estado ubicada en la constelación de Tauro. Ellos afirman que Sirio, convenció a los dioses para arrojarla entre las Pléyades, lugar en el que permanece, opacada por el brillo de las demás... Lo que demuestra, que las historias de vanidades y rivalidad, son tan antiguas como la humanidad misma...

Para los aborígenes del noreste amazónico (los “tamimuka”) es conocida como “Buja Boié”, “la Garza Blanca”, la que anunciaría la maduración de la fruta.


Datos técnicos...


En el aspecto puramente astronómico, podemos decir que la constelación se reconoce por unas cuatro o cinco estrellas brillantes que dibujan una suerte de trapezoide, formado por Alfa, Beta, Delta y Épsilon. Sirio (Alfa) forma parte de un sistema doble. Tienen una compañera casi invisible llamada habitualmente “Sirio B”, descubierta matemáticamente en 1844 por el astrónomo Friedrich Bessel, quién notó un ligero “tirón” en el movimiento de Sirio A. 

En el año 1862 tras una larga e interesante historia, el constructor de telescopios A. Clark, logró la observación de Sirio B o “cachorro” como suele denominársela.

Se trata ésta de una “enana blanca” unas 13.000 veces menos brillante que Sirio A. Una “enana blanca”, es el resto de una estrella ya “muerta” o “apagada”. En ella ya no existe la fusión nuclear que produzca luz y calor como en el resto de las estrellas, y de acuerdo a los cálculos realizados por el físico hindú Subrahmanyan Chandrasekhar, (...”Chandra” para los amigos y de allí el nombre del actual telescopio espacial de Rayos X...) la masa que puede tener una enana blanca es de hasta 1.4 masa solares. En el caso de Sirio, su densidad es de UNA TONELADA POR CENTÍMETRO CÚBICO. Por lo que se calcula que Sirio B, debió de ser una estrella con la masa (cantidad de material) del Sol pero que ahora está comprimida al tamaño menor al de la Tierra, unos 12.000Km. de diámetro. Gracias a recientes estudios realizados mediante el Telescopio Espacial Hubble, se ha podido medir sin lugar a dudas los tamaños de ambas estrellas (imagen inferior izquierda). Ahora se sabe que la fuerza de gravedad de Sirio B, es 350.000 veces superior a la terrestre, por lo cual, una persona que aquí, pesara 68Kg allí pesaría ¡25 millones de Kg!


Por su parte Sirio A, es una estrella unas 15 veces más luminosa que el Sol y gracias a estas nuevas mediciones, se sabe que tiene unas dos veces la masa del Sol y un diámetro de 2.400.000Km (en comparación, el Sol tienen un diámetro de 1.390.000Km.)que se acercaría a nosotros a 7.6Km/s 


Tranquilos...

El sistema (así se denomina cuando se trata de estrellas relacionadas entre sí) está ubicado a 8.6 Años Luz de nosotros.


Murzim; Mirzam; Mirza es la segunda (Beta) estrella en brillo dentro de esta constelación, con una magnitud de 1.9, encontrándose a unos 750 Años Luz de nosotros. 

Delta, es conocida como Wezen; Alwazn; Wesen; Al Wazor, Que vendría del árabe y significa “el heraldo”, nombre que recibían las estrellas que precedían a una más brillante. Se trata de una estrella ubicada a 1.800 Años Luz, de magnitud 1.80, pero que es unas ¡¡50.000 veces más brillante que el Sol!!

Épsilon, llamada popularmente Adara o Adhara, tiene una magnitud de 1.51 que se encuentra a 450 Años Luz y alejándose de nosotros a 23Km por segundo...



M 41, tiene una magnitud de 4.5 y tal parece que fue uno de los objetos más débiles observados desde la antigüedad, ya que Aristóteles lo menciona en el año 325 AC como “...una mancha nubosa...” En noches despejadas y viendo desde oscuros, a veces se lo puede observar a simple vista, también es interesante visto a través de prismáticos. Dentro de esta constelación, se encuentran más de media docena de Cúmulos Abiertos, pero que tienen una magnitud de alrededor de 7, convirtiéndolos en objetos de observación para los ya adentrados en el tema. Igualmente, es una zona muy interesante para recorrer haciendo un “barrido” ya sea con prismáticos o telescopio con bajo aumento para ir “descubriendo” estos objetos y deleitarse con las imágenes...



El Telescopio Espacial Hubble


El Telescopio Espacial Hubble, fue puesto en órbita el 26 de abril del año 1990, desde el transbordador espacial Discovery, el que había despegado dos días antes desde La Florida, EEUU. 

Este telescopio espacial, si bien no es el más grande que existe, con sus modestos 2 metros 40cm, pero orbitando a un promedio de 600km de altura, casi fuera de la interferencia y molestia de nuestra atmósfera, marcó a fuego la historia de la astronomía. 
Permitió ver el Universo como nunca antes, con un detalle y definición jamás alcanzados, pese a los muy serios inconvenientes que tuvo al detectarse, ya en el espacio, una falla en el pulido del espejo principal (aberración esférica) que hacía que el 80% de la luz de una estrella, se dispersara alrededor de la imagen creando una suerte de mancha borrosa en lugar de una estrella puntual, algo que luego fue corregido mediante un ingenioso sistema de lentes, llamado COSTAR.

Mientras ese momento le llegaba, las imágenes eran corregidas mediante computadoras y pese a todo, no dejaba de maravillar a los astrónomos. Comenzaron a desfilar ante sus ojos, lejanas galaxias en las que se definían sus estrellas, nubes de polvo, cúmulos, etc. Marte; Saturno; Júpiter (en 1994, registró las huellas dejadas en el gigante gaseoso por el impacto del los trozos del cometa Shomaker-Levy 9); Urano; Neptuno con sorprendente detalle y hasta el, por entonces, diminuto 'planeta' Plutón, al que lograron arrancar alguna otra información. Cometas, estrellas en formación y hasta su disco de acreción, del cual, en unos miles o millones de años, podrían formarse planetas, tal como lo fotografió en la Gran Nebulosa de Orión. Asteroides, y por primera vez, las imágenes indirectas que evidenciaron la existencia de los Agujeros Negros, algo que hasta ese momento, si bien era una teoría muy aceptada y matemáticamente plausible, para la ciencia hasta no verlo, no podía asegurarse.
Desperfecto de el sistema óptico (izq)A la derecha, ya corregido, el mismo Objeto
A lo largo de estos 21 años, es innumerable la cantidad de imágenes que ha obtenido. Científicos de todo el mundo, muchos trabajando en conjunto, utilizan sus fotografías actuales y las miles almacenadas que permanecen a disposición de ellos. Nosotros, el gran público, nos deleitamos descubriendo coloridas, formas dignas de las mejores obras de arte, en nebulosas, cúmulos estelares, galaxias, estrellas moribundas, las más lejanas galaxias observadas antes, etc. gracias a este proyecto conjunto de la ESA y la NASA, nacido allá por 1977.Actualmente, no es el único telescopio espacial, aunque los otros no 'ven' del mismo modo que él. El Telescopio Espacial Spitzer observa en infrarrojo y el Telescopio Espacial Chandra en rayos X, incluso, suelen sumarse para algunas investigaciones fotografías de los tres, es decir, se complementan, pero desgraciadamente el Telescopio Espacial Hubble, entró en una triste cuenta regresiva. 

Dado que se sacarán de servicio a los Transbordadores Espaciales, ya no existirá medio para realizarle el mantenimiento necesario y reubicación en la órbita, por lo cual, irá bajando lentamente, para finalmente caer y destruirse al ingreso en nuestra atmósfera, al igual que sucede con los meteoros, algo que se prevé suceda por el año 2014.

Mientras tanto, se prepara el Telescopio Espacial James Webb, quién lo reemplazará, aunque será totalmente diferente en diseño, ubicación (no orbitará a la Tierra sino, que se encontrará en uno de los puntos de Lagrange, a un millón y medio de kilómetros de nosotros, 'acompañando' la traslación de la Tierra) aseguran que permitirá desentrañar muchos más misterios del Universo, pero claro, esto no empañará el trabajo y recuerdo del Telescopio Espacial Hubble, todo un hito dentro de la Astronomía. El telescopio que cambió el modo de ver el Universo.


 Por: Claudia C. Pérez Ferrer, Achernar - Difusión de la Astronomía