Achernar, les agradece


Desde Achernar - Difusión de la Astronomía, queremos agradecerles profundamente a todos, por su colaboración para la difusión de las actividades llevadas adelante con motivo de la Luna llena casi más grande del año.


Gracias a ustedes, quienes nos permitieron llegar a la gente y el buen clima que nos acompañó, infinidad de personas se acercaron a compartir algo tan bello como simple, como lo es disfrutar de la salida de la Luna llena sobre el mar.
Entregamos apuntes (que no nos alcanzaron dado que la asistencia superó ampliamente nuestras expectativas); respondimos miles de preguntas; explicamos el fenómeno y lo que ocurrirá el próximo 23 de junio. Recorrimos algo del cielo a simple vista y la gente pudo ver a Saturno y la Luna a través del Telescopio.


Cámaras de fotos y flashes por doquier. Algún que otro tímido Telescopio familiar y las risas ante un pequeño que preguntaba a gritos
-¿Vamos a salir en la tele?
Todas las edades y nivel socio-económico pasaron por allí, como reza el slogan de Astrónomos Sin Fronteras, “unidos bajo un mismo cielo”.


Alrededor de 150 personas el día sábado, y 100 el día domingo nos dejaron muchas anécdotas, la inquietud de continuar mejorando y la más agradable sensación, de haberles regalado a todos, un trozo de cielo. Un mágico momento con la belleza de la naturaleza allí, donde el cielo y el mar se dan la mano. ¡Gracias!

Luna llena de Mayo

Luna Llena casi más grande del año
Dado que el próximo 23 de junio se producirá la “Luna llena más grande del año” por coincidir el momento astronómico de la Luna llena con el Perigeo, punto más cercano dentro de la órbita lunar, los días 25 y 26 de mayo, Achernar invita a todos a ver la salida de la Luna Llena casi más grande del año, ya que también coincidirá con el apogeo, pero no será el más cercano del año, lo que sí se dará el día 23 de junio, mientras tanto, podemos hablar sobre ella y realizar un sencillo ejercicio de comparación con la próxima.
Para compartir, aprender y divertirse en familia.

Aprovecharemos la oportunidad, para observar al planeta Saturno, algo que quedó pendiente dado las malas condiciones climáticas, cuando se produjera su oposición.
Datos, observación y las respuestas a todas las preguntas.
Libre y gratuito, días 25 y 26 desde las 18:15hs.
Diagonal Alverdi y la costa (altura puente peatonal)
Consultas al (0223) 155-268990, Achernar
¡Los esperamos!

Nota en Canal 8

Planetas en el ocaso 2013

Por: Claudia Pérez Ferrer

26/28-5 / 1º-6-13
La naturaleza suele regalarnos, cada tanto espectáculos que ver, en este caso será, planetas al atardecer.
Apenas se oculte el Sol y comience a oscurecer, entre los días 26 de mayo al primero de junio, eso sí, realmente muy bajo sobre el horizonte Oeste, -el evento será mucho más favorable para los observadores del hemisferio Norte- podrá observarse a los planetas Júpiter y Venus, los dos más brillantes de los 5 observables a simple vista, a los que se les sumará Mercurio, aunque bastante menos brillante, lo que quizás dificultará distinguirlo.




Día 26
Si el clima nos acompaña, veremos el día 26, la conjunción (visualmente cercanos) de Mercurio, Júpiter y Venus (el Lucero). Dos del tipo rocoso y un gigante gaseoso, estarán formando un vistoso triángulo en el cielo.

Mercurio, brillando con magnitud -0.9, a una distancia de 171 millones de Km. de nosotros. Venus con magnitud -3.9 estando tan lejos de nosotros como unos 246 millones de Km. mientras que Júpiter lo hará con magnitud -1.9 y a una distancia de 908 millones de Km. ocultándose este último, a las 18:45hs, (horarios válidos para Mar del Plata y 50Km. a la redonda) por lo que no habrá mucho tiempo para observarlos. Sin embargo, quienes puedan hacerlo, lo disfrutarán.

Día 28: lo mejor
Todos nos movemos alrededor del Sol. Cada atardecer, visualmente, Venus se encontrará más alto sobre el horizonte, mientras que Júpiter hará lo contrario, por lo que se reunirán en el atardecer del día 28, cuando podamos verlos con una separación de apenas un grado (el equivalente del ancho de un dedo con la mano extendida al cielo), sarán fáciles de observar, dado sus brillos, apenas comience a oscurecer, mientras que Mercurio, habrá bajado algo su brillo, teniendo ahora una magnitud de -0.6, tornándose más dificultoso verlo en la claridad del crepúsculo.




1º de junio
Los desplazamientos continúan y el 1º de junio, los tres planetas se encontrarán equidistantes (a unos 4º uno del otro) en forma similar a las llamadas “Tres Marías” o Cinturón de Orión, ligeramente inclinados hacia la derecha. Júpiter, apenas a un par de grados sobre el horizonte y por escaso minutos antes de esconderse, seguido de Venus y más alto Mercurio. Todo un desafío observarlos, pero si logran verlos, seguramente se maravillarán.

Luna Llena casi más grande del año
Dado que el próximo 23 de junio se producirá la “Luna llena más grande del año” por coincidir el momento astronómico de la Luna llena con el Perigeo, punto más cercano dentro de la órbita lunar, los días 25 y 26 de mayo, Achernar invita a todos a ver la salida de la Luna Llena casi más grande del año, ya que también coincidirá con el apogeo, pero no será el más cercano del año, lo que sí se dará el día 23 de junio, mientras tanto, podemos hablar sobre ella y realizar un sencillo ejercicio de comparación con la próxima.
Para compartir, aprender y divertirse en familia.

Aprovecharemos la oportunidad, para observar al planeta Saturno, algo que quedó pendiente dado las malas condiciones climáticas, cuando se produjera su oposición.
Datos, observación y las respuestas a todas las preguntas.
Libre y gratuito, días 25 y 26 desde las 18:15hs.
Diagonal Alverdi y la costa (altura puente peatonal)
Consultas al (0223) 155-268990, Achernar
¡Los esperamos!

Constelaciones de Otoño

En las noches otoñales, Orión se pone a poco de caer la oscuridad, pero Canopus y Sirio siguen altos. Pero empiezan a "caer" hacia el oeste, siendo dificil observarla a fines del Otoño.  Esta es la mejor época del año para intentar la búsqueda de la Osa Mayor, aunque desde la mavor parte de Australia y de América del Sur siempre se encuentra demasiado baja y en Buenos Aires.





Leo se encuentra al Norte, muy alto, cuya Zona contiene interesantes objetos muy débiles solamente vistos desde lugares lejos de la contaminación lumínica. Arturo se levanta bastante por encima del horizonte. La Cruz y el Centauro están altos hacia el Sur, una zona donde se destacan los cúmulos, como por ejemplo el fantástico cumulo globular Omega Centauri, un cumulo globular de 10 millones de estrellas, visible con un telescopio de buena abertura. Achernar queda a baja altura. Escorpión ya se ve. Pasando la noche, empezará a subir al cenit, junto a sagitario, una zona espectacular para ver desde el campo, y junto a unos prismáticos. Antes de la subida hacia la medianoche de la zona de Escorpión y Sagitario, el cenit no ofrece un aspecto demasiado atractivo porque buena parte de ella aparece ocupada por la vasta y poco brillante Hydra.




La Rosa

La nave espacial Cassini de la NASA ha capturado las primeras imágenes cercanas, en alta resolución y en luz visible, de un huracán gigante en el polo norte de Saturno. El ojo de la tormenta tiene aproximadamente 2.000 kilómetros de ancho, 20 veces más grande que uno medio en la Tierra, y en el borde exterior soplan vientos de 150 metros por segundo. El huracán "La Rosa" gira dentro del misterioso fenómeno meteorológico de seis lados conocido como el hexágono de Saturno. Este vórtice se parece mucho a un huracán en la Tierra, pero está en Saturno, a una escala mucho más grande, y de alguna forma se mantiene en las pequeñas cantidades de vapor de agua de la atmósfera de hidrógeno del planeta.


Los científicos estudian el huracán para conocer mejor los que se producen aquí en la Tierra, que se alimentan de agua caliente del océano. Tanto el huracán terrestre como el de Saturno tienen un ojo central sin nubes o nubes muy bajas, rodeado de una pared de nubes altas y otras que giran en espiral.

El huracán saturnino es mucho más grande y gira sorprendentemente rápido. El viento sopla cuatro veces más rápido que los vientos huracanados de la Tierra y, a diferencia de los huracanes terrestres, que tienden a moverse hacia al norte, este se mantiene quieto, atascado ya tan al norte como es posible.

Los científicos creen que la enorme tormenta se ha estado produciendo desde hace años, incluso cuando Cassini llegó al sistema de Saturno en 2004. Pero entonces la nave no pudo ver el fenómeno porque el polo norte estaba a oscuras, en pleno invierno. Solo cuando la luz solar comenzó a inundar el hemisferio norte del planeta hace algunos años fue posible apreciarlo. Para fotografiarlo por fin, la Cassini tuvo que cambiar su órbita, una maniobra complicada que implica sobrevolar Titán, una de las lunas de Saturno, y que requiere años de planificación.

Impacto en la Luna

Desde hace ya ocho años, los astrónomos han escrutado la Luna en busca de explosiones causadas por el impacto de meteoritos sobre la superficie de nuestro satélite. Y se han dado cuenta de que esos impactos son mucho más comunes de lo que nadie hubiera esperado. De hecho, se han observado ya varios centenares de ellos. Pero el pasado 17 de marzo, los investigadores registraron la mayor explosión lunar de toda la historia de este programa.

“Ese día -afirma el astrónomo Bill Coke- un objeto de las dimensiones de una roca grande impactó contra la superficie lunar, en Mare Imbrium. Y explotó con un brillo diez veces superior a cualquiera de los que habíamos visto hasta ese momento”.

De hecho, la explosión fue tan brillante que cualquiera que hubiera estado observando la Luna en ese momento podría haberla visto sin necesidad de telescopio alguno. Durante cerca de un segundo, el lugar del impacto brilló con la intensidad de una estrella de magnitud 4.

Ron Suggs, un analista del Centro de Vuelos Espaciales Marshall, fue el primero en detectar el fogonazo, recogido en un vídeo grabado de forma automática por uno de los telescopios del programa. “Saltó justo en frente de mí -afirma el investigador-, y era muy brillante”.

El objeto que causó la explosión no era muy grande. Se trató de una roca de apenas 30 ó 40 cm. y unos 40 kg. de peso. Aunque, eso sí, a una extraordinaria velocidad, superior a los 90.000 km. por hora. A pesar del tamalo de la piedra, la explosión fue equivalente a la de cinco toneladas de TNT.

Bolas de fuego
Para Cooke, el impacto formó parte de un acontecimiento mucho mayor: “Durante la nche del 17 de marzo -recuerda el científico- las cámaras de la NASA y de la Universidad Western Ontario detectaron un número inusual de meteoroides dirigiéndose hacia la Tierra. Y todas esas bolas de fuego recorrieron órbitas idénticas entre la Tierra y el cinturón de asteroides”. Lo cual significa que la Tierra y la Luna son “apedreados” prácticamente al mismo tiempo.

“Mi hipótesis de trabajo -continúa Cooke- es que ambos eventos están relacionados, y que se trata del encuentro del sistema Tierra-Luna con una nube de escombros”. Tras la colisión, los datos fueron enviados al equipo de controladores de la misión Lunar Reconnaisance Orbiter, en órbita lunar desde el año 2009, que localizó un cráter de unos 20 metros de diámetro en el lugar del impacto.

A diferencia de la Tierra, que cuenta con la protección de la atmósfera, la superficie lunar está expuesta al contínuo bombardeo de esta clase de pequeños objetos que, en nuestro planeta, arden por la fricción mucho antes de tocar el suelo. Desde el año 2005, cuando empezó este programa de observación, los investigadores han registrado más de 300 impactos, aunque ninguno tan brillante como el del pasado 17 de marzo.

Tormentas en otros Planetas

Descargar Original


Fotos Históricas: La Tierra


Apollo 8 fue pionero en alcanzar una velocidad suficiente para escapar del campo de gravedad terrestre. También en escapar del campo de Gravedad de otro cuerpo celeste; y el primer viaje tripulado en regresar a la Tierra desde otro cuerpo celeste.

La misión fue también el primer lanzamiento tripulado de un Saturno V .Después del lanzamiento (21 de diciembre de 1968), tardaron tres días en llegar a la Luna. La orbitaron en 20 horas, unas 10 veces. Mientras tanto, la tripulación realizó una emisión de televisión en la cual leyeron los 10 primeros versos del Génesis.

La tripulación planeó el tiempo de lectura para hacerlo coincidir con una vista completa de la Tierra flotando en la inmensidad vacía del espacio que mostraba la diversidad de nuestro planeta con los distintos colores, los mares, los continentes y las nubes en contraste con la desolada superficie lunar. En aquel momento fue el programa de televisión más visto de la historia. La exitosa misión del Apolo 8 preparó todo para que el Apolo 11 cumpliera con éxito la Misión.


La tripulación 
Comandante de la Misión: Frank Borman
Piloto del Módulo: de Mando Jim Lovell
Piloto del Módulo lunar: Bill Anders