Cráter Tycho

Por: Esteban Andrada (Achernar - Difusión de la Astronomía)

Aquí esta Tycho. Tomada en la imagen de la izquierda por Fernando García (Achernar - Difusión de la Astronomía) en el Perigeo del 23/6/2013. Es un importante cráter lunar, su nombre se debe a Tycho Brahe, el conocido astrónomo danés (14 de diciembre de 1546 - 24 de octubre de 1601) . Un dato interesante es que Tycho es el cráter más joven entre los grandes cráteres de impacto del lado visible.


Su edad aproximada según algunos científicos es de 108 millones de años, esta estimación es gracias a muestras traídas durante la misión Apolo 17.

En resumen, es un enorme Cráter de 85 Kilómetros de ancho, y 4,8 km de profundidad, vemos el poder de impacto de objetos en una superficie sin defensa en el espacio.

(IMPORTANTE)
Ahora bien, para quien inicia sus primeras observaciones de la Luna, es importante saber que la fases tienen un papel destacado en la visibilidad de los cráteres. Justamente la Luna llena (1) , es la menos recomendada para ver paisajes de la luna, ya que esta iluminada por el sol de frente, por ende, no hay sombras.

Sin embargo, sobre los cuartos crecientes y menguantes (2) , es posible noche a noche ver impactantes paisajes de montañas, cráteres, y fallas. Esto ocurre gracias a que la luz del Sol ilumina de costado a la luna, creando sombras. De esta manera podemos observar paisajes de relieve.


"Superluna"

23 de Junio: Luna llena, a las 11:23hs Tiempo Universal. “La más grande del año”
…Según se ha puesto de moda decir en los últimos años. Pero… ¿Por qué?
Porque coincidirá el momento astronómico de la Luna llena, con su perigeo, es decir, el momento mensual en que la Luna se encuentra ligeramente más cercana a la Tierra, en esta oportunidad, a 356.991Km.
Recordemos que la Luna en su orbitar la Tierra, cada mes, tiene un punto ligeramente más alejado de nosotros, llamado apogeo y uno más cercano, el perigeo, que pueden llevar la Luna tan lejos como a casi 407.000Km, o tan cerca como 356.400Km, es decir, una diferencia de 50.000Km, variando a lo largo del año la distancia de cada perigeo y apogeo, por lo que se toma en general como distancia promedio de la Luna los 384.400Km.
Todo lo dicho hará que la Luna pueda notarse un 14% más grande un hasta un 30% más brillante. Bellísima, pero no debemos dejarnos llevar por el entusiasmo. Aunque suene a cifras importantes, en la práctica solo el ojo más avezado realmente lo nota.
Como sea, es una excelente excusa para buscar un bonito lugar, con el horizonte Este despejado y dedicarle 5 ó 10 minutos para disfrutar de su salida.
Rojiza, anaranjada; sutilmente dorada o tan oscura que parezca un fantasma amarronado. Todo dependerá del estado de la atmósfera en su zona o las nubes… bueno, esperamos que no los acompañen, claro. ¿Por qué no aprovechar a tomar fotografías? Buen paisaje y la Luna llena. Juegue, imagine y cree y diviértase mientras disfruta del Universo del que todos formamos parte…
¿La próxima?
10 de agosto del 2014, cuando se encontrará a 356.896Km de la Tierra.
¡Buena suerte!

23 de Junio 18hs - “La Luna más grande del año”. Invitamos a Observar la salida de la hermosa Luna desde el mar.
Diagonal Juan Bautista Alberdi y la costa (altura puente peatonal)
Consultas al (0223) 155-268990, Achernar.
¡Los esperamos!

"Mares" en Titan

La misión Cassini ha logrado una impactante imagen de Ligeia Mare, el segundo mayor cuerpo de líquido conocido sobre Titán, la luna mas grande de Saturno.
Este mar mide aproximadamente 420 x 350 kilómetros. Está lleno de hidrocarburos líquidos, tales como Etano y Metano, y es uno de muchísimos mares y lagos que adornan la región polar norte de esta luna.
Los datos de las mediciones precisas de la rugosidad de la superficie de Ligeia Mare se recogieron durante el reciente sobrevuelo de la nave espacial de Titán el 23 de mayo de 2013 y proporcionarán más pistas sobre el oleaje.

Titán es el único cuerpo además de la Tierra en nuestro Sistema Solar con líquido estable en su superficie. Pero mientras que el ciclo del agua en nuestro planeta consiste en precipitación y evaporación, el ciclo de Titán comprende hidrocarburos como etano y metano. El etano y el metano son moléculas orgánicas que los científicos piensan pueden ser bloques para la construcción de una química más compleja de la que surgió la vida. Cassini ha visto una amplia red de estos mares de hidrocarburos en el hemisferio norte de Titán, mientras que un en el sur son más esperádicos.
Hasta ahora, los científicos de Cassini creían que los lagos de Titán no tenían hielo flotante, porque el metano sólido es más denso que el metano líquido, y se hundiría. Pero el nuevo modelo considera la interacción entre los lagos y la atmósfera, lo que resulta en diferentes mezclas de composiciones, bolsas de gas nitrógeno y cambios en la temperatura. Como resultado, según los científicos, el hielo invernal flota en los lagos ricos en Metano y Etano si la temperatura está por debajo del punto de congelación del metano - -297 grados Fahrenheit (90,4 grados Kelvin). Los científicos consideraron todas las variedades de hielo que flotarían si se componen de al menos un 5% de aire (El aire en Titán contiene mucho más nitrógeno que en la Tierra, y apenas oxígeno).

Luna de Saturno envuelta en hidrocarburos

Titán, el mayor satélite de Saturno, es el cuerpo celeste más lejano en el que se ha posado un artefacto enviado desde la Tierra. Se trata de una luna que merece especial interés por parte de los científicos dado que tiene una atmósfera compleja y lagos de hidrocarburos líquidos en su superficie, características que recuerdan a la Tierra primitiva. Ahora, los datos tomados allí por la sonda automática Cassini, en órbita del planeta de los anillos, ha permitido a un equipo científico desvelar el origen de la neblina que envuelve la superficie de Titán: procede del gas presente en las altas capas de su atmósfera, compuesto por hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH).


“Hace décadas se propuso que la capa de neblina de la baja atmósfera [de Titán] se generaba a partir de moléculas orgánicas complejas y, en 2007, se sugirió que estas moléculas podrían formarse en la atmósfera superior, varios cientos de kilómetros sobre su lugar de origen”, explica el investigador principal de la investigación que confirma ahora ambas hipótesis, Manuel López-Puertas, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), del CSIC.

Sujeta a la sonda Cassini, de la NASA, viajó desde la Tierra el módulo Huygens, de la Agencia Europea del Espacio (ESA), que protagonizó, el 14 de enero de 2005, una de las grandes hazañas de la exploración espacial al descender con éxito hasta el suelo de Titán, tomando datos durante la caída y una vez en el suelo. Ninguna sonda artificial ha llegado a la superficie de un cuerpo tan lejano. En Titán, casi tan grande como Marte y con una temperatura en la superficie de 179 grados bajo cero, hay lagos de etano y metano que forman nubes y que, ocasionalmente provocan lluvias. “En muchos aspectos, es uno de los mundos más parecidos a la Tierra que se ha encontrado hasta ahora”, explica la NASA. “Con su densa atmósfera y su química orgánica, Titán parece una versión congelada de la Tierra hace unos miles de millones de años, antes de que los organismos vivos empezasen a bombear oxígeno a la atmósfera”.

Esa luna está envuelta por la neblina anaranjada que ha dificultado siempre la observación de su superficie. Pero el trabajo de observación de la misión Cassini-Huygens ha proporcionado una perspectiva nueva.

Los PAH de Titán están presentes entre, al menos, los 900 kilómetros y los 1.250 kilómetros sobre la superficie, explican ahora los investigadores. “Estos compuestos absorben los fotones ultravioleta del Sol, que son muy energéticos, rápidamente redistribuyen esta energía a nivel interno que finalmente vuelve a ser emitida en el infrarrojo cercano, lo que produce una fuerte emisión con una concentración de partículas relativamente baja”, explica López-Puerta. El gas se descubrió, precisamente, a través de su manifestación en infrarrojo, añaden los investigadores en un comunicado del CSIC.

Los resultados de la investigación, en la que participan científicos de España, Italia y Estados Unidos) se publican hoy en la revista The Astrophysical Journal.