Un desafío para observar y la Luna que ocultará al Lucero

En la tarde del domingo 8 de septiembre, a las 18:43hs (horario valido para Mar del Plata) ocurrirá lo que astronómicamente se denomina una ocultación, dicho de otro modo, la Luna en su orbitar la Tierra pasará visualmente frente a Venus, popularmente conocido como el Lucero o compañero de la Luna, ocultándolo a nuestra vista por una hora y doce minutos, tal el tiempo que le demandará pasar frente a él.
Las ocultaciones en general, ya que pueden darse, por ejemplo, entre planeta y asteroide o alguno de estos y lejanísima estrella de fondo, brindando una gran variedad de información (tamaño; distancia; atmósfera; órbita, etc.) sobre los objetos, aunque en este caso, tanto la Luna como Venus, son conocidos por los astrónomos, pero por tratarse de dos objetos tan brillantes, será una curiosidad al alcance de todos y nos permite plantear un desafío…

Distancias
En el momento de ocurrir la ocultación, sus distancias a nosotros serán de 380.500Km. la Luna y, un tanto más lejos, Venus, a 160 millones de Km.

Características
Recordemos que éste es un planeta rocoso, casi gemelo a la Tierra por su tamaño, aunque diametralmente opuesto en el resto de sus características, desde su rotación inversa (retrógrada) a la infernal temperatura (500Cº globales) pasando por la aplastante presión atmosférica (90 veces superior a la que tenemos aquí a nivel del mar) o corrosiva lluvia de ácido sulfúrico sin olvidar que debido a la densidad de la atmósfera (de dióxido de carbono) a la altura del suelo, de estar allí se deformaría la imagen de modo que tendríamos la sensación de estar en una hondonada con el horizonte a unos 15º de altura.

Brillo y desafío
Claro que gracias a las espesas nubes que lo envuelven permanentemente y que reflejan mucho la luz solar, es que lo vemos tan hermosamente brillante. Tanto, que es el tercer objeto más brillante del cielo luego del Sol y la Luna.
Es más. Puede verse en plena luz del día.
La parte más compleja es ubicar en qué zona del cielo se encuentra y que la vista logre hacer foco sin más puntos de referencia sobre el cielo luminosamente celeste.

Pero quizás, este domingo tenga la oportunidad de intentarlo, ya que alrededor de una hora antes de la ocultación, la Luna nueva, con el 13% de su disco iluminado se encontrará a poco menos del equivalente a su diámetro, ya cerca de Venus. Con mucha paciencia y calma podrá buscar la Luna “finita” y por el lado no iluminado de esta, a Venus, con la vista “un poco perdida” hasta que “tropiece” con él.

El desafío es grande, casi tanto como la alegría que sentirán si lo ubica, cuando casi con seguridad, refrenará una ruidosa exclamación de júbilo.
Solos, en familia o con amigos, el desafío está planteado.

Reaparición
Si no lo encuentra, no se lamente, por lo menos lo habrá intentado y quédese mirando la Luna un par de minutos antes de las 19:55hs ya que a esta hora, emergerá nuevamente Venus de detrás de la Luna (por el lado iluminado) a medida que ésta continúa su órbita, ya con el cielo oscuro, veremos algo así como el “renacimiento” del Lucero.

Venus, Luna, y la ISS
Poco antes (unos 10 minutos) de que reaparezca Venus de detrás de la Luna,La ISS, pasará muy alto, casi sobre nuestras cabezas, por lo que no debe preocuparse en buscarlo. Sólo mire el cielo y la verá pasar majestuosa. (Valido para Mar del Plata y Zona).
La ISS, son las siglas, en inglés, de la Estación Espacial Internacional, complejo espacial que órbita la Tierra llevando 6 astronautas de variadas nacionalidades, incluida una mujer, quienes realizan un sinnúmero de actividades científicas.
El complejo tiene un tamaño semejante a un estadio de fútbol y órbita a la Tierra a una altura de unos (en este momento) 413Km sobre nuestras cabezas. Dado el gran tamaño de sus paneles solares, podemos verla cruzar el cielo, en algunas oportunidades, casi tan brillante como el propio Venus…

Fotos
Aproveche a tomar fotografías de esa tan bonita imagen de la Luna junto a su compañero.
Si gusta, puede enviárnosla para compartirla (junto a los créditos correspondientes) con nuestros seguidores de Achernar en el blog (www.achernarastronomia.blogspot.com.ar), Facebook y Twiter
(Enviar Mensaje Privado a Nuestro muro en Facebook, con la foto y datos, y la subiremos)

Reunirnos
De estar despejado, nos reuniremos a partir de las 17:30hs para hablar informalmente sobre el tema y observar el fenómeno, desde la Diagonal Alberdi y la costa, a la altura del puente Arturo Illia.

Influencia Lunar en los Mares

Conforme la Luna gira en torno a la Tierra su fuerza gravitacional ejerce atracción sobre el continente y océanos. Al mismo tiempo la gravedad de la Tierra controla a la Luna y evita que se salga de su órbita. La atracción de la Luna mueve montaña y levanta una pequeña pero perceptible marea en la corteza terrestre. Además, atrae los mares y océanos, elevando varios metros el nivel del agua en algunos lugares. Este efecto es similar al de una aspiradora que pasa sobre un tapete y crea un abultamiento.

La fuerza que ejerce la Luna causa un crecimiento de la marea que eleva el nivel de los océanos. Conforme gira la Tierra y nuevas zonas quedan bajo la influencia lunar, la pleamar se mueve con lentitud, creando olas altas en una región y bajas en otra. La bajamar se presenta en una cuarta parte de la circunferencia terrestre por delante del paso de la Luna y a la misma distancia por detrás, siempre y cuando haya océanos.

La órbita de la Luna en torno a la Tierra es afectada por gran variedad de factores y al igual que las mareas depende del contorno del océano. Por ejemplo, el mar Mediterráneo, prácticamente rodeado por tierra, casi no presenta mareas, y el Golfo de México sólo una pleamar al día.

Resulta extraño que un crecimiento de la marea se presente a unos 13.000 Km. de distancia al otro extremo de la Tierra. La influencia gravitacional de la Luna allí es casi 7% menor que en el lado más próximo, pero la fuerza centrífuga de la Tierra empuja los océanos hacia afuera. Esto provoca la pleamar y la bajamar en esa parte del mundo. De no suceder así, habría sólo una gran pleamar y una bajamar en cada rotación terrestre. Pero, como usted puede constatar si se encuentra cerca del mar, el tiempo entre mareas es de unas seis horas, y hay dos de cada una al día.

Aun sin la influencia de la Luna, nuestros océanos y mares tendrían mareas, aunque menos vivas. La atracción gravitacional del Sol influye también sobre la Tierra. Esta fuerza, mucho más fuerte en su origen que la que ejerce la Luna, influye menos debido a la distancia que nos separa del Sol.

Las mareas causadas por el Sol pueden reforzar o debilitar las que son creadas por la acción de la Luna. Cuando el Sol y la Luna están alineados —durante la luna llena o luna nueva— sus fuerzas gravitacionales actúan en conjunto creando una atracción mucho más fuerte que causa mareas más altas. Las llamamos mareas de primavera, aunque no se limitan a esa estación. Cuando el Sol y la Luna guardan un ángulo recto respecto a la Tierra, en los cuartos menguante y creciente, la atracción del Sol influye en lo que se conoce como mareas muertas.

Foto del Articulo: Fernando García (Achernar)