Saturno ¿"el espectáculo del año"?



El vistoso gigante gaseosos estará en oposición.

La oposición
Es viernes 22 de mayo a las 22:34hs argentina (01:34hs Tiempo Universal, es decir, del meridiano de Greenwich, ya del día 23, de allí el error de la noticia que anda circulando) Saturno, el segundo planeta en tamaño en el Sistema Solar, se encontrará en “oposición”, lo que algunos recordarán, significa que estaremos ubicados en el espacio Sol-Tierra-Saturno, esto conlleva a que nos encontremos más cercanos, bueno, hablamos de unos 1.345 millones de km. obviamente, esta es la razón por la cual, siempre lo veremos como una “estrella”, aunque para diferenciarlo de estas, su luz no titila.
(Derecha, imagen Sonda Espacial Cassini, NASA/ESA)

Para verlo
Es visible desde que oscurece, sobre el Este, a medianoche hacia el Norte para luego perderse al alba sobre el horizonte Oeste, naturalmente, producto de la rotación terrestre.

No se destaca especialmente por su brillo (magnitud 0.0) puede notársele una ligera tonalidad amarillenta. Actualmente, en la zona de Escorpio, (como un gran “anzuelo”) en realidad está dentro de los límites de la constelación de Libra, la balanza. (Hay que imaginarla, básicamente, con tres estrellas)
Si tiene dudas, el 1º de junio, la Luna estará visualmente cercana a él.
(Derecha, ocultación de Saturno por la Luna, Fernando Gonzales)

Constelaciones
Tengamos en cuenta que las constelaciones, no tienen más valor que el de formar parte del mapa astronómico del cielo, el que está dividido en 88 constelaciones.
Esto surgió en 1919, cuando nació la Unión Astronómica Internacional, la que hoy día reúne a más de 10.000 astrónomos profesionales de todo el globo, cuya sede se encuentra en París.


¿Será “el espectáculo del año”?
Una noticia comenta algunas cosas un tanto exageradas como que “será el espectáculo del año” o “no volverá a verse igual hasta el 2020”

¿Qué hay de cierto en esto?
En realidad, este año, por suerte, habrá otros eventos astronómicos más llamativos a los que le cabría ser “un espectáculo” como la conjunción Venus-Júpiter, (los dos planetas más brillantes) del 1º de julio, o mejor aún, el eclipse total de Luna, coincidiendo en la noche de la llamada Luna llena “más grande” del año (27 de septiembre)

¿Por qué hasta “el 2020”?
Porque dentro de la exactitud astronómica, durante las oposiciones, la distancia mínima no es siempre la misma. Las mínimas más cercanas a la Tierra por esto años, fue en el 2003 y la siguiente en el 2020, pero si hablamos de 1.345 millones de km. realmente, un millón más o menos, no harán la diferencia visual para ningún neófito.
Simplemente, disfrútelo sin pensar en el año.
 
¿Pueden verse los anillos?
Cualquier noche que tenga a Saturno en el cielo, con un telescopio a partir de los 6 centímetros de diámetro, ya pueden verse sus famosos anillos, compuestos de hielo, roca y polvo. La imagen será diminuta, pero perdurará en la memoria. Lo garantizamos.
(Derecha, en falsos colores, por la sonda espacial Cassini)

Algunos datos
Recordemos ahora, que hablamos de uno -el segundo en tamaño- de los gigantes gaseosos, es decir mucho más grande que la Tierra, pero compuesto de gases en diversos estados. (Líquido, hielo, gaseoso) cuyo diámetro equivale a 9 veces el terrestre.
Su rotación es muy rápida: un “día” de Saturno equivale a poco más de 10hs terrestres, pero su “año”, es decir una órbita al Sol, le demanda poco menos de 30 años (29,5)
(Infografía de la derecha, Achernar)

Sus lunas
Cuenta con un gran séquito de 65 lunas, algunas esféricas y otras amorfas. Entre las primeras, se encuentra Titán, segunda luna más grande del Sistema Solar, única con una tenue atmósfera, la que sería similar a la atmósfera primitiva de la Tierra, por ello, resulta de gran interés científico.

Por último, al observarlo, ya sea a simple vista o con telescopio, recuerden que lo está orbitando y estudiando desde julio de 2004 la sonda espacial Cassini, la que ya se encuentra en su última etapa de trabajo, que finalizará el año entrante.
La sonda Cassini, es un proyecto conjunto de la NASA y la ESA.
¡A mirar el cielo!