Aproveche el cielo del Invierno

El centro de la Vía Láctea desde
Mar del Plata, Argentina. Haga clic
en la imagen para ver en tamaño grande.
Las constelaciones de otoño - invierno ofrecen vistas magnificas del centro galáctico.
Zonas como Sagitario, Escorpio, son ricos en objetos celestes.

Mientras que en verano (hemisferio sur) la posición de la Tierra en su órbita alrededor del Sol es tal, que en las horas de oscuridad, no estamos mirando directamente hacia el plano de la galaxia, sino hacia "afuera" y la región de un brazo de nuestra galaxia espiral.

Hay un cambio realmente notable en esta situación en Invierno, podemos "mirar" hacia el centro de la galaxia, partes mas pobladas de estrellas, y constelaciones como Ofiuco, que contiene tantos cúmulos globulares, o Sagitario, que nos ofrece una rica variedad de nebulosas, y ademas, el fondo denso de estrellas hace que, a la vista a muy bajos aumentos con un reflector de 200mm, pareciéramos viajar.
Escorpio nos muestra su estrella Antares, una estrella roja gigantesca. que es un desafío para poder ver a su verdoso compañero débil, de magnitud 6.5 a 3" de distancia, queda prácticamente oculta por el resplandor de Antares, excepto con telescopios buenos o por lo menos con abertura moderada.
Muy cerca de Antares, M4, un lejano, pequeño visualmente, pero hermoso cumulo globular, nos mostrará un aspecto diferente a los grandes cúmulos globulares.

Que podemos decir acerca de NGC 6231, uno de los mas característicos cúmulos estelares del hemisferio sur, fácil de observar con unos prismáticos 7x50
Scutum, o escudo, una región muy rica en objetos de espacio profundo, cúmulos abiertos y globulares, así como algunas nebulosas planetarias.

Entre los cúmulos galácticos más notables se encuentran M11 (NGC 6705), el "Cúmulo de los Patos Salvajes", y M26 (NGC 6694). El cúmulo globular NGC 6712 y la nebulosa planetaria IC 1295 se localizan en la parte este de esta constelación, a tan sólo 24 minutos de arco de separación.

Aunque los planetas van variando gradualmente su posición en el cielo con respecto a las constelaciones, tendremos en Sagitario al hermoso Saturno en este año.

Saturno a la vista!!!

En fin, aunque el frío este entre nosotros, salgamos a observar el cielo de invierno. Acuérdese de los consejos clásicos: Salga muy bien abrigado, con algún café.
Deje acostumbrar los ojos a la oscuridad.
Salga luego de la medianoche, cuando ya el rocío haya caído y de esta forma, la atmósfera este mas limpia o estable.

No menos importante para los novatos: Olvide de ver la Vía láctea desde el centro de cualquier ciudad. aléjese de zonas muy iluminadas, barrios mas alejados de Puertos y zonas céntricas. Cuanto mas rural sea, mejor.

Ampliaremos poco a poco sobre los objetos que podremos observar en Invierno.
Buenos Cielos!

FOTO: Miembros de Achernar observan la zona de Sagitario Escorpio y Scutum.







Maravillas del Hubble: IC 5148


IC 5148 es una extraordinaria nebulosa planetaria situada a unos 3000 años luz de distancia en la constelación de la grúa, similar a un delicado capullo de flor. 
Tiene un diámetro de un par de años luz, y sigue creciendo, a más de 50 kilómetros por segundo: una de las nebulosas planetarias de más rápido crecimiento entre las conocidas. 

Maravilla fotografiada por el telescopio espacial Hubble

Manchas Solares 29-03-2017

Por Eduardo Horacek 
(Integrante de Achernar - Difusión de la Astronomía)



Foto Manchas Solares 29/03/2017

Hora y fecha de disparo: 29/03/2017, 17:32 ARG; 14:32 UT
Tv(Velocidad de obturación):1/800
Velocidad ISO: 100
Método foco primario sobre Telescopio Reflector SW 200/1000 EQ5 + Filtro Solar Baader

Según los datos del miércoles 29 de marzo publicados en el portal spaceweather.com durante el año 2017 se han registrado 27 días sin manchas solares en tanto que durante todo el año 2016 se registraron 32 días sin manchas. Esto muestra que estamos ingresando a un nuevo período de mínima actividad solar, habiéndose registrado el último mínimo durante 2009/2010. Seguramente nuestra estrella nos mostrará sus manchas pero no tan a menudo como en sus períodos de máxima actividad.
El lunes 27 de marzo aparece la mancha AR 2644 y el martes 28 comienza a insinuarse la región activa AR 2645 mientras por el limbo oeste desaparece la AR 2643.

El miércoles 29, afortunadamente hacia las 16:00 hs, el viento del NE abrió una ventana de cielo despejado y logré capturar el conjunto de las AR 2644 y 2645.
Las capturas muestran el disco solar con el Norte abajo y el Este a la derecha; el grupo 2644 es el que muestra 2 manchas bien definidas en la región centro-norte; en tanto que el grupo 2645, consistente en manchas más pequeñas, se localiza en el sector centro-este.

La historia de las primeras observaciones de manchas solares puede seguirse hasta el siglo IV aC en la China Antigua, pero es con la invención del telescopio que comienza el verdadero registro y descripción de las manchas solares; precisamente este tópico es el que dará lugar en 1611 a una áspera polémica entre Galileo Galilei y el jesuita Christopher Scheiner.

Una mancha solar es una región del Sol en la que se pone de manifiesto la actividad magnética y tiene una temperatura más baja que sus alrededores. Al igual que un imán se presentan de a pares de manera de generar la bipolaridad N-S. Una mancha solar típica consiste en una región central oscura, que se denomina umbra, rodeada por una penumbra más clara.
Eduardo Horacek durante el Eclipse
Anular de Sol en Camarones, Chubut
Argentina, el 26/02/2017
Las manchas pueden adoptar grandes dimensiones y los grupos pueden alcanzar proporciones gigantescas. Para darnos una idea, en la fotografía que se muestra, entre los extremos del grupo AR2644 cabrían 10 Tierras; y no es un grupo gigantesco.

Nuestro Sol es una estrella que se clasifica espectralmente como G2 lo que significa que tiene una temperatura superficial de unos 5800ºK;  la umbra tiene una temperatura de 3.000°K, mientras que la penumbra alcanza los 4.000°K. La umbra y la penumbra parecen oscuras por contraste con la fotosfera porque están más frías que la temperatura superficial de la fotosfera.
Las manchas solares aparecen, crecen, cambian de aspecto y luego se desvanecen luego de una o dos rotaciones solares, aunque su vida media es aproximadamente dos semanas. Midiendo el movimiento de las manchas solares sobre el disco se ha comprobado que el Sol tiene un periodo de rotación de aproximadamente 27 días.
Debido a que no es un cuerpo rígido, el Sol rota a distinta velocidad según la latitud solar, así en el ecuador solar el periodo es de 25 días, a 40° de latitud es de 28 días y en los polos solares es de 31 días. A este fenómeno se lo denomina rotación diferencial.
La captura del sábado 1 de abril (Segunda Foto) muestra que el mismo grupo de manchas se ha desplazado en el disco solar hacia el oeste y con evidentes cambios de aspecto y tamaño, de hecho el grupo AR 2645 ha crecido para alcanzar una longitud de 120.000 Km, y algunas de sus oscuras manchas son más grandes que la Tierra.


Foto Manchas Solares 01/04/2017

Hora y fecha de disparo: 01/04/2017, 16:36:41 ARG; 13:36 UT
Tv(Velocidad de obturación):1/1600
Velocidad ISO: 100
Método foco primario sobre Telescopio Reflector SW 200/1000 EQ5 + Filtro Solar Baader

Eclipse Clips 26-02-2017

Compartimos con todos nuestros seguidores y colegas, algunos de los materiales de difusión sobre el Eclipse Solar Anular del 26/02/2017, cabe aclarar, que no pudimos grabar todas las notas radiales y en Tv, pero aun así, compartimos algunas notas y entrevistas, ademas de clips de difusión. Debajo del articulo encontrara algunos links recopilados de entrevistas y notas.










Afiches y algunas notas de difusión


Algunas Notas







Aquellos tiempos

Recordamos por un momento aquella época donde todo era fantástico, la Astronomía de la década de los 1980 y 1990, la emoción del Hubble, la temática de series los 80´s de las estrellas y extraterrestres despertó la curiosidad de muchísimos niños, que hoy son aficionados y profesionales.
Las canciones hacían a menudo referencia a estrellas o la Luna de forma poética. Y claro, fue el despertar de la astronomía masiva.

Hacemos este mosaico de fotos para recordar a los aficionados de esa maravillosa década, quienes dieron el inicio de la astronomía amateur que conocemos hoy en día.

Para la generaciones que no nacieron en 1980 o 1990, difícilmente conozcan lo que no es hacer astronomía sin una PC, solo esperando ansiosamente la última edición de alguna revista famosa de astronomía, que según donde vivíamos, a menudo, llegaba a mediados de mes, por lo cual perdíamos partes de las efemérides.
Las series de TV, despertaban el interés de los niños, y los grandes se sorprendían por el último descubrimiento del Hubble en la década de 1990.




Adivinen qué busca este telescopio

¿Galaxias? ¿Planetas? ¡No!: Basura
Así es. La ESA -Agencia Espacial Europea- cuenta con un importante telescopio en el complejo astronómico del Teide, ubicado a 2 400 m sobre el nivel de mar, en la isla volcánica de Tenerefi, Islas Canarias, España.

Se trata del observatorio Optical Ground Station (OGS), con el telescopio Zeiss de 1 metro de diámetro, el que se está siendo utilizado para observar una “anillo” u órbita ubicada a unos 36 000 km de la Tierra, zona en la que se instalan los satélites geoestacionarios, ya que estando allí, la traslación de los mismos coincide con la rotación de la Tierra, por lo que quedan como “suspendidos sobre un punto de la Tierra”.



Pero la ESA no busca satélites, si no, clasificar la gran cantidad de desechos espaciales que se acumulan allí, como consecuencia de 60 años de historia espacial mundial. En otras palabras: busca la basura.

5 250 lanzamientos han dejado hasta hoy unos 42 000 objetos en el espacio, de los cuales se estima que el 23% permanece en órbita, los que son seguidos de cerca por la “Red de Vigilancia Espacial” de los Estados Unidos de Norte América, capaz de detectar objetos de entre 5 y 10 cm en órbitas bajas (más cercanas a la Tierra) y de entre 30 cm y 1 metro geoestacionarias.

No ha sido sólo una vez, que existieron alertas para modificar al altura de la Estación Espacial Internacional o los transbordadores, por ejemplo, previniendo la posibilidad de impacto de un “cuerpo extraño” con ellos, dado que a la velocidad a la que se desplazan, (comparables a una bala) podrían generar importantes daños.
Cabe aclarar, que de estas cifras sólo 1 200 son satélites actualmente en funcionamiento.
Créditos: ESA / CC BY-SA 3.0 IGO

Nota de Ricardo Perez Bastida: Oposición Júpiter 2017


Esa es"estrella" brillante en el cielo

El viernes 7 de abril, a las 18.38 horas argentina (21.38 horas Tiempo Universal) Júpiter, el mayor planeta del Sistema Solar, se encontrará en oposición, es decir, ubicados en el espacio, Sol-Tierra-Júpiter.

Detalle de la Gran Mancha Roja, por la sonda Voyager 1
(1979, NASA-JPL)

Esto implica que nos encontremos en la mínima distancia anual, en esta oportunidad de 666 millones de km. (la que será la más alejada, que se da cada 5/7 años), alcance su mayor brillo y sea visible toda la noche, desde la puesta hasta la salida del Sol, aunque aclaremos, que esto no significa que sea el único momento en que es visible.
Si está nublado o no puede verlo esta noche, no desespere, ya que en los días subsiguientes estará visible, ahora, con una magnitud (brillo) de -2.5, como una estrella blanca que se destaca sobre el Este, cuya luz no titila o centellea, como éstas.
Por estos días lo veremos desde que oscurece, sobre el Este, a medianoche alto sobre el Norte para luego perderse con las luces del alba sobre el Oeste, obviamente, debido a la rotación de la Tierra. Visualmente no muy alejado (unos 7º) de Spica, espiga, la principal estrella de la constelación de Virgo, la virgen, encontrándose la Luna junto a ellos, el día lunes 10. Aclaremos, que las estrellas están muchísimo más lejos, por ejemplo, Spica, se ubica a 262 años-luz de nosotros…

Júpiter por la sonda Cassini (ESA-NASA)

Recordemos que Júpiter con sus casi 143 000 km, es el mayor planeta del Sistema Solar, (para equiparar su diámetro, deberíamos colocar algo más de 11 “Tierras” una al lado de otra), e integra el cuarteto de “gigantes gaseosos” junto con Saturno; Urano y Neptuno. Cualquiera de estos planetas, está compuesto por diversas capas de gas en diferentes estados, pero allí no encontraremos superficie sólida alguna en la que hacer pie o aterrizar. Son de gas.
En una pestilente y densa atmósfera, compuesta básicamente de Hidrógeno y Helio (como el Sol) más, pequeñas porciones de otros gases, las capas altas de nubes se dividen en cinturones, denominados “zonas” y “bandas”, que se mueven ordenadamente unos hacia el este y otros al oeste, habitualmente resaltados los colores para su mejor estudio, los vemos en colores rojos y blancos, cuyos tonos originales, se deben aparentemente, a las diferentes temperaturas y si son nubes ascendentes o descendentes, entre otras.
Con un “año” (traslación) de casi 12 años terrestres y un brevísimo “día” (rotación) de casi 10 hs (9hs 50 m) gira tan rápida que, entre otras cosas, ayuda a generar vientos de varios cientos de kilómetros por hora en general, encontrándose en la Gran Mancha Roja, (gigantesco sistema anticiclónico en el que cabrían dos Tierra) vientos de 500 km/h.
Aunque los más famosos son los anillos de Saturno, los cuatro planetas gigantes gaseosos tienen anillos. En el caso de Júpiter, son tan finos (unos 30 km de espesor) y oscuros que los hace muy difíciles de observar, habiendo sido descubiertos recién en 1979 durante el paso de la sonda Voyager 1.

Auroras en Júpiter 
Júpiter también tiene auroras polares que serían, entre otras cosas, producto de la interacción del gigante con una de sus, hasta la fecha 67 lunas, Io, a la que le genera, por las fuerzas de marea, una intensa actividad volcánica, y al no tener atmósfera, las partículas de azufre escapan al espacio durante las erupciones. Justamente en este momento, la sonda espacial JUNO (NASA), está estudiando desde el 4 de julio del 2016 su compleja atmósfera e interacción con el viento solar, realizando órbitas polares, lo que podríamos definir como pasando por “arriba” y “abajo” del planeta. La sonda JUNO, le dará 36 vueltas alrededor para luego, en febrero de 2018, sumergirse en su densa atmósfera, enviando hasta último minuto la mayor cantidad de información posible.


Júpiter por la sonda JUNO (JPL-NASA)
Como último detalle anecdótico, digamos que gracias a Júpiter y la observación del movimiento de sus lunas, en 1676 el astrónomo danés Roemer calculó por vez primera la velocidad de la luz.
Pero eso es otra historia…
Ahora, salga, mire y disfrute, simplemente por el placer de mirar sabiendo qué es lo que ve cuando mira al cielo.
¡A mirar el cielo!